Soy un líder de adoración, pero ¿por qué?

por | May 6, 2021 | devocionales | 0 Comentarios

«¿Por qué?» es probablemente una de las preguntas más sencillas pero menos valoradas que conozco. Tengo la convicción de que cada acción que realizamos puede tener un propósito si se examina adecuadamente. ¿Por qué hablo de «por qué»? Porque nuestra longevidad y salud en nuestro servicio en la iglesia depende de que entendamos el propósito.

Tocar en una banda de alabanza es un campo de batalla único debido al peso de la importancia y el aprecio que le damos. Hay un factor de diversión que es fácil de idolatrar y buscar. Puede llegar a ser un caldo de cultivo para que el enemigo cree inseguridad o un falso sentido de importancia.

Quiero dedicar un momento a ayudarnos a tranquilizarnos y a salir airosos de esta batalla a la que muchos de nosotros nos enfrentamos cada domingo.

No creo que sea ningún secreto que los seres humanos caen en la trampa de hacer que el servicio en la iglesia sea sobre ellos mismos. Seamos realistas, TODOS somos culpables de eso, y es una lucha continua. Cada persona en la tierra quiere ser amada, notada y apreciada.

Cuando las personas son puestas en una plataforma, el fruto de la atención de otras personas puede llegar a ser más atractivo y distraer que el fruto del amor de Dios. Nada ha cambiado desde el Jardín del Edén. Todos nosotros vivimos con opciones diarias: aceptar lo que Dios ya nos ha dado (el verdadero amor en una cruz) o conformarnos con la afirmación fugaz que se encuentra a través de otras personas.

¿Por qué pisamos las plataformas cada semana?

¿Es para llamar la atención? ¿Para divertirnos? ¿Tal vez para tener una salida para tocar en una banda? O, ¿estamos abordando cada oportunidad de cantar y tocar música como una forma de expresar nuestra alabanza y agradecimiento a un Dios que nos ha dado todo? Es agradable en muchos niveles, como debería ser, pero mi objetivo es hacernos conscientes de nuestras prioridades.

Este es el punto clave de lo que quiero sacar a la luz: Dios está detrás de nuestro corazón porque «…todo lo que haces fluye de él». (Proverbios 4:23).

Si establecemos nuestras prioridades poniendo nuestro afecto hacia Dios en primer lugar, la adoración pura de corazón de siervo será un subproducto natural. Establecemos nuestras prioridades aceptando que Dios nos ama con un amor más grande que el que el mundo podría ofrecer.

El cielo se arruinó por nosotros y nos dio su mayor valor.

No podemos ganar más valor porque Jesús lo ha dado todo a través de lo que ya ha hecho. Si simplemente aceptamos ese hecho, no habrá ningún deseo o presión dentro de nosotros para obtener algo cuando subamos al escenario.

He encontrado que este viaje también se expande más allá del egoísmo o de preocuparse por lo que otras personas piensan – Dios simplemente quiere añadir el propósito del reino y la perspectiva en cada pequeña cosa que hacemos.

Aquí tienes una anécdota de un famoso músico de alabanza:

Hubo un fin de semana que nunca olvidaré en el que Dios me golpeó fuertemente con este entendimiento. Fue el punto álgido de mi carrera en aquel momento: tocar canciones ganadoras de premios Grammy con un artista al que admiraba desde que era un niño, en un estadio con las mejores instalaciones, lleno de miles de personas. No hay nada mejor que eso.
Después de uno de los sets, volví a mi habitación de hotel con una sutil sensación de vacío. Estaba confundido y condenado. No tuve más remedio que ponerme de rodillas y preguntar: «¿Por qué no estoy en la nube 9? ¿Estoy haciendo algo mal?».
Dios comenzó a mostrarme que no era necesariamente algo que estuviera haciendo de forma pecaminosa en sí, sino que mi perspectiva necesitaba cambiar. Todavía no le había dado un pensamiento en mi día.
Me di cuenta de que podía tener todo en el mundo, pero que no significaba nada sin una relación continua con Él.
Me recordó el propósito detrás de lo que estaba haciendo ese fin de semana y que Su Espíritu estaba cambiando vidas mientras jugábamos. Fue sencillo, pero me llenó de mucha alegría para llevarla al resto del viaje. Él no buscaba mi capacidad musical, sino mi corazón.

«El Señor no se fija en las cosas que mira la gente. La gente mira la apariencia externa, pero el Señor mira el corazón».

(1 Samuel 16:7)

Dios quiere una relación contigo. Pasa tiempo con él y deja que derrame su amor en ti.

He aprendido que tengo que pasar tiempo con Él todos los días para no olvidar lo valioso que soy. No podemos permitirnos salir a escena sin su perspectiva. Que esto sea una palabra de aliento para ti que eres amado, talentoso y bendecido para que el gozo te llene cuando sirvas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

discord música cristiana

Nuestro Whitepaper contiene en su interior todo lo que necesitas saber si quieres conocer este proyecto en profundidad y detalle. Recuerda que si tienes cualquier otra duda puedes contactar con nosotros por correo electrónico: info@1canticonuevo.com

Pin It on Pinterest

Share This