Postura en la adoración – ¿Debo levantar las manos?

por | May 31, 2021 | devocionales | 0 Comentarios

Hay tantas formas de expresión en la adoración – Las manos laterales que reciben, una mano en el aire con una mano en el corazón, las clásicas manos dobles, el rock and swing y el favorito de todos – el observador.

¿Realmente le importa a Dios cómo respondemos físicamente en la adoración? Si es así, ¿cómo debería ser para cada persona y por qué es importante?

«Simplemente no soy una persona expresiva».

Esto puede sonar familiar para algunos. Tal vez tú mismo/a lo hayas dicho, o al menos internamente durante los momentos de adoración.

Es cierto que las personas tienen diferentes personalidades y expresiones de adoración a Dios (de manera similar a como todos tocamos los instrumentos de manera diferente), pero ¿qué le dices a Dios cuando nos negamos a posicionarnos en un lugar de adoración hacia Él? ¿Es Él digno de que nos pongamos un poco incómodos y levantemos las manos por un momento?

Con demasiada frecuencia definimos nuestra respuesta a Él basándonos en lo que nos apetece o no, si nos gusta la canción que se está cantando, lo que los demás pensarán de nosotros o si hay demasiadas «distracciones». ¿Cuándo ha deseado Dios que nos manejemos por lo que sentimos sobre las cosas en lugar de lo que nos dirige a ser más como Él? La mayor parte de nuestro caminar con Dios es Él invitándonos a salir de nuestra zona de confort porque es ahí donde se desarrolla el cambio de corazón.

¿Debemos levantar las manos en la adoración?

Me gustaría proponer otra pregunta – ¿Estamos tratando de encontrar una excusa para amar a Dios menos o estamos queriendo darle más?

Es similar al debate común sobre el diez por ciento del diezmo… ¿estás tratando de encontrar una métrica para sentirte cómodo dando menos o tu corazón es dar a Dios lo mejor que puedas?

Dios quiere experimentar nuestro amor, no sólo escucharlo.

En cualquier matrimonio apasionado y saludable, el amor se expresará de múltiples maneras. Cada persona está conectada de forma diferente y muestra el amor de diversas maneras. Sin embargo, si eres un buen cónyuge, también deberías estar dispuesto a hacer cosas que no son tan cómodas para ti, simplemente porque ama a la otra persona.

Por ejemplo, si tu cónyuge aprecia los actos de servicio y una casa limpia, y tú no tanto, aprenderás a servirle a través de eso si le amas. El amor se manifiesta mejor a través del sacrificio.

«Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos». Juan 15:13

Lo mismo ocurre con nuestra adoración. Si lo amas, lo vas a demostrar de múltiples maneras e incluso vas a hacer cosas que son incómodas porque sabes que le agrada.

Ahora la pregunta es: ¿Le gusta a Dios que levantemos las manos? El relato bíblico nos hace pensar que sí: 1 Timoteo 2:8, Levítico 9.22, 1 Reyes 8.22, 1 Reyes 8.54, Nehemías 8.6, Salmos 63.4, Salmos 119.48, Salmos 28.2, Salmos 141.2, Salmos 134.2, Lamentaciones 2.19, Lamentaciones 3.41, Esdras 9.5, Lucas 24.50.

La postura tiene el poder de dirigir nuestro espíritu

Hay algo poderoso en elegir ponernos en una postura de adoración que a su vez hace que nuestro espíritu se centre en Dios. Volviendo a la metáfora anterior, cuando expresas el amor por tu cónyuge, incluso cuando no tienes ganas, tu corazón comenzará a seguir tus acciones.

Hay innumerables momentos en la iglesia en los que estoy agotado, me cuesta concentrarme, me preocupa demasiado lo que los demás piensen de mí y, en definitiva, no me apetece cantar ni levantar las manos. Pero esos son en realidad los momentos perfectos para cambiar nuestra postura física. Nos obliga a olvidarnos de nosotros mismos y a centrarnos en Él.

Hay muchos estudios sobre cómo nuestra postura física en el día a día afecta a nuestros pensamientos, sentimientos y decisiones. Aquí tienes una interesante charla TED si quieres saber más:

Dios no quiere un corazón tibio.
Él quiere fuego. Quiere pasión. Creo que es una de las razones por las que usa la metáfora del matrimonio para su relación con la iglesia.

Tampoco quiere obras sólo por las obras. Quiere nuestro corazón. Dar dos centavos con un corazón apasionado es más significativo para Él que un millón de dólares de alguien con un corazón tibio.

Si usted está ardiendo por Dios usted se expresará. No te importará lo que los demás piensen de ti.

¿Realmente creemos la magnitud de la gracia que Dios ha tenido con nosotros? Si lo hiciéramos, no creo que pudiéramos quedarnos quietos. Sólo eso me convence cada vez que entro por las puertas de la iglesia y me hace querer buscar una mayor revelación de su bondad.

¿Nos hemos acostumbrado demasiado a la libertad? Comenta tus pensamientos o preguntas a continuación.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

discord música cristiana

Nuestro Whitepaper contiene en su interior todo lo que necesitas saber si quieres conocer este proyecto en profundidad y detalle. Recuerda que si tienes cualquier otra duda puedes contactar con nosotros por correo electrónico: info@1canticonuevo.com

Pin It on Pinterest

Share This