¿Por qué no cantamos canciones de justicia en el culto?

por | Oct 19, 2021 | consejos, líderes | 0 Comentarios

En 2018, una Biblia inusual fue noticia a nivel nacional. Publicada en 1807, la llamada «Biblia del Esclavo» ofrecía a los esclavos del Caribe una edición muy editada de la KJV. Los editores presumiblemente recortaron partes de las Escrituras que podrían socavar la esclavitud o incitar a la rebelión.

Si se quiere una Biblia a favor de la esclavitud, no es de extrañar que se elimine la historia del éxodo o la declaración de Pablo de que en Cristo «no hay ni esclavos ni libres» (Gal. 3:28). Pero, ¿por qué los creadores de la «Biblia del Esclavo» recortaron el Libro de los Salmos? Después de todo, las porciones que tienden a ser bien conocidas y amadas atraen nuestra mente hacia las ovejas bien cuidadas sentadas junto a aguas tranquilas.

Sin embargo, si lo miramos bien, los Salmos están obsesionados con la justicia liberadora del Señor para los oprimidos. Y como el libro nos ofrece oraciones y cantos, no sólo nos dice cómo pensar en la justicia, sino que nos ofrece guiones para practicar los gritos y los cantos al respecto.

Pero si miras las primeras 25 canciones que figuran en la lista de las «100 mejores canciones de culto del CCLI» que se cantan en las iglesias y las comparas con la forma en que los Salmos cantan sobre la justicia, te puedes dar cuenta de que no seguimos necesariamente ese guión. Esto es lo que se puede destacar:

Sólo hay una mención de pasada de la palabra justicia en el TOP 25.

En cambio, una sola de las palabras del Antiguo Testamento para justicia (mishpat) aparece 65 veces en 33 salmos diferentes. El título más antiguo del Libro de los Salmos es simplemente «Alabanzas». Sin embargo, cuando se pregunta por qué dice el Salterio que debemos alabar a Dios, la justicia del Señor encabeza la lista. Los Salmos gritan de alegría al «Rey Poderoso, amante de la justicia», que ha «establecido la equidad» y ha promulgado «el derecho y la justicia en Jacob» (Sal. 99: 4).

No hay ninguna referencia a los pobres o a la pobreza en el TOP 25.

Pero los Salmos utilizan un lenguaje variado para describir a los pobres en casi todas las páginas. El Salmo 146 declara que el Señor merece ser alabado porque es el que «hace justicia a los oprimidos; el que da de comer a los hambrientos» (v. 7, NRSV).

La viuda, el refugiado y el oprimido están completamente ausentes del TOP 25.

En cambio, estas víctimas de la injusticia aparecen por doquier en los Salmos.

Las referencias a los enemigos son escasas en los 25 primeros.

Cuando se mencionan, parecen ser enemigos sólo en un sentido espiritual. En cambio, los salmistas oran constantemente a Dios sobre la forma en que los malvados prosperan explotando o traicionando a sus vecinos (Salmo 73).

Quizás lo más devastador es que en el TOP 25 no se plantea ni una sola pregunta a Dios.

Cuando cantamos el Top 25, no le pedimos nada a Dios. En cambio, si pinchamos los salmos, sangra con los gritos de los oprimidos, suplicando que Dios actúe.

¿Por qué, Señor, te mantienes alejado? ¿Por qué te escondes en tiempos de angustia? Con arrogancia, los malvados persiguen a los pobres. ( Sal 10:1-2)

Protestar ante Dios, e incluso enfurecerse ante la injusticia, es un elemento central del himno que Dios mismo regala a su pueblo (Sal. 44: 23-24). El Libro de los Salmos reconoce que reprimir los sentimientos de ira y rabia en situaciones de extrema violencia hace más daño que bien. Los seres humanos necesitamos espacios para procesar toda la gama de nuestras emociones, especialmente cuando nosotros o nuestros seres queridos hemos sido víctimas. Para el Salterio, el culto es ese lugar seguro. Pero ese lenguaje está completamente ausente en las 25 canciones que más se cantan en nuestro culto cristiano.

¿Cómo solucionarlo?

Necesitamos que los compositores de música de culto nos ayuden a cantar los salmos, y que escriban nuevas canciones que se hagan eco del clamor de los salmos contra la injusticia. Muchos ya lo están haciendo, incluyendo grupos como Porter’s Gate, Poor Bishop Hooper, Sons of Korah, Urban Doxology y otros. Pero no podemos hacer recaer toda la responsabilidad en los compositores.

The Porter’s Gate

Después de todo, el TOP 25 no es una lista de lo que nuestros líderes de adoración escriben, es una lista de lo que, en términos generales, nos gusta cantar. Incluso si los salmos fueran nuestro único cancionero, nuestro deseo de una adoración parecida a la de los 25 primeros sugiere que podríamos seguir cantando sólo los versos de «restaura mi alma» del Salmo 23. Del mismo modo, si nos basamos exclusivamente en el Top 25, nuestra vida de adoración se verá fundamentalmente empobrecida.

Nuestros himnarios no son mucho mejores. Soong-Chan Rah muestra que los principales himnarios de las iglesias tradicionales y evangélicas restan importancia al lamento o lo rechazan de plano. Ni siquiera el leccionario resuelve el problema. Según Brent Strawn, más de un tercio de los salmos se eliminan de las lecturas semanales del Leccionario Común Revisado, y casi la mitad de los que se incluyen se extraen.

¿Y qué es lo que se elimina de nuestros cancioneros? A menudo, son los salmos que suplican a Dios por la injusticia y le exigen que haga algo al respecto. Al menos para los evangélicos, tal vez esto se deba a que a menudo colocamos la experiencia de la clase media europea y estadounidense acomodada en el centro del coro, mientras que el libro de los Salmos a menudo se centra en los económicamente pobres.

Poor Boshop Hooper, Salmo 94

El culto que no canta como la Escritura no se relaciona con Dios de la forma en que Dios mismo exige que nos relacionemos con él. Y dado que el culto tiene un poder único para transformar los corazones y las mentes, cuando nos negamos a cantar los cantos de justicia de las Escrituras, rechazamos una de las estrategias de Dios para discipularnos y hacernos justos.

Peor aún, negamos a los pobres y oprimidos lo que Ellen Davis llama la «Primera Enmienda para los fieles» que los salmos les ofrecen. Mientras tanto, al negarnos a cantar como lo hacen los salmos, los que no somos pobres y oprimidos nos negamos a aprender a llorar y protestar junto a ellos. Nos quejamos de que nuestros vecinos que sufren suenan demasiado enfadados, en lugar de descubrir la furia de los pobres ante la injusticia extrema en casi todas las páginas del himnario de las Sagradas Escrituras.

Abordar nuestra incapacidad para cantar la justicia como lo hacen los salmos requiere una inversión significativa y a largo plazo por parte de las congregaciones contemporáneas. Como mínimo, nuestro mejor primer paso es reclamar los propios salmos como guiones que utilizamos en la oración y el canto, y luego evaluar otros himnos y canciones con la vara de medir del propio Salterio.

Sons of Korah Salmo 37a

Los evangélicos como yo hemos tendido a ser particularmente culpables de rechazar los cantos de justicia de las Escrituras, pero podemos buscar ayuda en este camino en otros. Podemos aprender de las tradiciones que siguen cantando los salmos de forma regular y completa en el culto y de las tradiciones cuyos cantos de culto se hacen eco del lenguaje de los salmos. Por ejemplo, si escuchamos la forma en que los «Cantos de Dolor» de la iglesia negra hablan «de la muerte y el sufrimiento y el anhelo sin voz», como dijo W.E.B. DuBois, tal vez podamos aprender cómo podría sonar cantar el grito de las Escrituras por la justicia en un nuevo tono.

Porque no tenemos la costumbre de cantar por la justicia, porque muchas congregaciones no están preparadas para entender la rabia de los salmistas ante la injusticia, y porque los salmos de ira pueden ser peligrosos si se utilizan mal, también necesitamos una amplia enseñanza y predicación sobre el Libro de los Salmos.

Estamos hablando de una revolución en la forma en que cantamos y oramos, una revolución impulsada no por máquinas de humo ni por el sabor teológico de la semana, sino por los propios guiones que Dios nos ha dado para usar en nuestra vida con él. Suena a mucho trabajo. Pero si lo aceptamos, puede que nos encontremos cantando nuestro camino hacia la justicia que nuestro Dios ama y nuestro mundo anhela.

Urban Doxology

Traducido de un artículo de Cristianity Today.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

discord música cristiana

Nuestro Whitepaper contiene en su interior todo lo que necesitas saber si quieres conocer este proyecto en profundidad y detalle. Recuerda que si tienes cualquier otra duda puedes contactar con nosotros por correo electrónico: info@1canticonuevo.com

Pin It on Pinterest

Share This