Para adorar el domingo, hay que servir a alguien el lunes

por | Nov 17, 2021 | grupos de alabanza | 0 Comentarios

El culto dominical es tanto la culminación como el comienzo de la semana de culto. Comienzo significa un inicio o un comienzo y culminación significa un final o una llegada a una etapa final. Al considerar estas definiciones con respecto al culto dominical, lo que parece mutuamente excluyente es en realidad colectivamente exhaustivo. ¿Es el culto dominical el comienzo de la semana de culto? Sí. ¿Es el culto dominical la culminación de la semana de culto? Sí.

Como comienzo, el culto dominical es la culminación de nuestras congregaciones. La adoración cuando nos reunimos puede ser grandiosa, pero hasta que no impacte a aquellos con los que entramos en contacto cuando nos dispersamos, es incompleta. Como culminación, el servicio dominical canta a nuestras congregaciones hacia adentro. La adoración reunida es entonces una continuación y celebración de la adoración que ya ha estado ocurriendo durante la semana a través de actos sacrificados de servicio. Por lo tanto, el domingo es el día en que reunimos a la gente para el culto y la dispersamos para adorar – y servir a alguien como un acto de adoración.

Cómo podemos aprender a servir a alguien

Hace un par de décadas, un líder de adoración dirigía el último ensayo del sábado por la mañana antes de que el coro y orquesta presentaran su música navideña al día siguiente en sus servicios de adoración. Necesitaban seis horas de ensayo pero sólo tenían tres, así que el estrés era alto y la frivolidad baja. Justo en medio del ensayo de una de las canciones, un hombre entró en el centro de culto detrás del líder, distrayendo a los músicos y cantantes. Este detuvo la canción para abordar la interrupción y recuperar el control del ensayo.

Por su aspecto, era evidente que las necesidades de este hombre eran muchas. Estaba allí para pedir ayuda con comida para su familia, combustible para su coche y leña para calentar su casa. Como había perdido recientemente su trabajo, también esperaba que nuestra iglesia pudiera ayudarle con los regalos de Navidad para sus hijos. EL líder de adoración respondió a su petición diciendo: «Estamos preparando un servicio especial de Navidad mañana en la iglesia, así que no tendremos tiempo de ayudarle ahora. Pero si viene a nuestras oficinas el lunes, veremos si podemos conseguirle ayuda». Nunca regresó.

Mark Labberton escribió: «La adoración puede ser una reunión dominical del pueblo de Dios, pero también incluye cómo tratamos a los que nos rodean, cómo gastamos nuestro dinero y cómo nos preocupamos por los perdidos y los oprimidos. La adoración puede abarcar todas las dimensiones de nuestras vidas» Es interesante preguntarse cuánto más impactantes hubieran sido esos servicios de adoración navideña de ese domingo por la noche si el líder de adoración hubiera tomado unos momentos para servir como acto de adoración ese sábado por la mañana.

Cantamos salmos e himnos y cantos espirituales como expresión de nuestro deseo de conocer a Jesús, pero el Jesús que queremos conocer es el Jesús desinfectado que se parece mucho a nosotros. A pesar de que la palabra de Dios dice lo contrario, pensamos que podemos decir que amamos a Dios y sin embargo odiar a nuestro prójimo, descuidar a la viuda, olvidar al huérfano, no visitar al prisionero, ignorar al oprimido. Cuando hacemos esto, nuestra adoración se convierte en una mentira a Dios.

Servir a los demás nos recuerda que los sermones que hemos preparado y las canciones que hemos seleccionado pueden no ser el acto de adoración más importante de la semana. Servir a alguien es una de esas acciones que realizamos para asegurarnos de que la adoración continúa cuando dejamos nuestros servicios.

Pasamos tanto tiempo dirigiendo los servicios de la iglesia como un acto de adoración que a menudo descuidamos dirigir la iglesia en el servicio como un acto de adoración también. La adoración como servicio nunca se realizará completamente hasta que podamos decir cada domingo: «La adoración ha salido del edificio». Dios busca un estilo de adoración que corrija los errores, se preocupe por los pobres, rechace la injusticia y abrace la generosidad. La adoración que proviene de una comunidad que no modela esas características convierte las hermosas melodías que acabamos de cantar en algo discordante.

Algunas preguntas interesantes

  • ¿Qué podría ocurrir mientras dirigimos el culto reunido el domingo si servimos a alguien juntos como equipo durante la semana?
  • ¿Cómo podemos equilibrar mejor nuestro tiempo entre nuestros servicios de adoración y servir a alguien como grupo de adoración?
  • ¿De qué manera podemos asegurarnos de que las canciones que cantamos los domingos también sean evidentes en las vidas que llevamos el resto de la semana?
  • ¿Qué ministerio de servicio podríamos adoptar juntos como equipo?
0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

discord música cristiana

Nuestro Whitepaper contiene en su interior todo lo que necesitas saber si quieres conocer este proyecto en profundidad y detalle. Recuerda que si tienes cualquier otra duda puedes contactar con nosotros por correo electrónico: info@1canticonuevo.com

Pin It on Pinterest

Share This