Letra y narración por Mia Fieldes, de Hillsong

por | Dic 21, 2021 | grupos de alabanza | 0 Comentarios

Mia Fieldes escribió este artículo:

Las letras que son útiles dan voz a las emociones. Letras que conectan contigo y te ayudan a comprender. Letras que se convierten en tu confesión cuando no encuentras qué decir. Hay algo en el uso de las palabras para expresar hábilmente el sentimiento y el pensamiento que aplaudo. La prosa bien escrita conmueve y se encuentra con la gente de una manera que ningún sermón, video de Youtube o conversación podrá jamás. ¿Y qué mejor narrador que la música?

Hace un mes, alguien me contó la historia del himno «It Is Well With My Soul» de Horatio Spafford. Hay una línea brillante en el primer verso que dice: «Cuando las penas como las olas del mar ruedan». Resulta que Spafford era un abogado que se arruinó económicamente en el gran incendio de Chicago y había planeado viajar a Europa con su familia, pero envió a la familia por delante mientras él se retrasaba por negocios. Mientras cruzaba el Atlántico, el barco se hundió tras una colisión con otro barco, y las cuatro hijas de Spafford murieron. Su esposa Anna sobrevivió, y mientras Spafford viajaba para reunirse con su afligida esposa, se inspiró para escribir estas palabras mientras su barco pasaba sobre el lugar donde sus hijas habían perecido. De repente, «Cuando las penas ruedan como las olas del mar» era mucho más que una línea ingeniosa, y «Está bien con mi alma» era algo más que un buen estribillo. Era su vida. Una confesión en la tragedia y una oración en el dolor. Una canción que, más de 130 años después de haber sido escrita, sigue resonando en quienes caminan por sus propios valles, sembrando lágrimas y creyendo en la fe. Me recordó que las canciones siempre tienen una historia y que se añaden nuevos capítulos a la historia mientras se canta.

Así que, con esta idea en mente, ¿cómo se pueden crear grandes letras que expresen bien tus revelaciones, ideas y experiencias personales? Claro, es estupendo si sabes utilizar bien la rima, y aún mejor si puedes evitar el uso de clichés y líneas que ya se han utilizado antes. Sinceramente, una de las cosas que más me ha ayudado a la hora de escribir grandes letras ha sido abordar las canciones como si fueran historias. Las historias conectan con la gente y les ayudan a conectar con Dios. Al fin y al cabo, Jesús fue el mejor contador de historias. ¿Estás confundido? Déjame que te lo explique.

Lo primero es que una buena historia tiene un buen tema. A menudo me encuentro con que cuando estoy escribiendo tengo más de una gran idea para una canción.

  • Quizá una idea para la letra sobre que Dios es un Creador divino y completamente personal.
  • Otra quizá sobre no haber caminado nunca sobre las aguas como Pedro, pero sentir que estoy «saliendo de la barca» en la vida.
  • Y quizá otra sobre Jesús arrastrando una pesada cruz por una colina solitaria.

Ahora bien, si pusiera todas estas ideas en una canción, podría ser un poco difícil de seguir y es más probable que termine llevando a la gente a un lugar de rascarse la cabeza en lugar de adorar. Una de las cosas que creo que es realmente importante que los escritores recuerden es que poner todas tus mejores ideas en una canción no la convierte necesariamente en tu mejor canción. A menudo, esto puede hacer que se sienta inconexa. Por supuesto, habla de una idea desde más de un ángulo y da cuerpo a tus revelaciones personales. Sin embargo, ten en cuenta que tener un tema sólido a lo largo de toda la canción ayudará a la fluidez lírica general de la misma. Una canción como «Amazing Grace» es un buen ejemplo. Aunque habla de diferentes aspectos de la salvación y del camino cristiano, nunca se aleja de su tema: LA GRACIA.

Otra cosa que hago a menudo es asegurarme de que la canción parece llevar a la gente a un viaje. No sólo musicalmente, sino también líricamente. La música, en sí misma, tiene la maravillosa capacidad de llevar a la gente a algún lugar, pero espero que, al llamarnos «escritores», nunca seamos perezosos en la escritura de las letras o confiemos en que la música haga todo el trabajo y nos conformemos con las palabras que «encajan». Para mí es una segunda naturaleza, una vez que una canción en la que estoy trabajando está casi terminada, leer la letra una y otra vez como si nunca se le fuera a poner música. Una de las razones por las que lo hago es para asegurarme de que la letra es la mejor posible. Debemos escribir de tal manera que, aunque nadie acabe escuchando la melodía, las palabras por sí solas sigan tocando la fibra sensible y lleven a la gente a la verdad.

Todos los buenos escritores, en algún momento de su trayectoria, se han convertido en expertos en desmontar su propio trabajo. Es una de las partes más importantes del proceso de escritura. Ser capaz de editar y reeditar es esencial. Asegurarse de que se expresa exactamente lo que se quiere expresar y que se canta bien con la melodía no es negociable. Incluso revisar dos veces para asegurarte de que el contenido de tu canción es doctrinalmente correcto, y que no hay nada poco claro o demasiado críptico, es un hábito realmente bueno. Toda historia tiene un principio, un medio y un final, y lo mismo debería ocurrir con toda canción. Empieza tu letra por el principio, llévala a algún sitio y termínala bien. Suena sencillo, pero es increíble la frecuencia con la que podemos olvidar las cosas sencillas. Otra cosa que es cierta para todos los grandes escritores que he conocido es que los grandes escritores son grandes lectores. Me gusta leer las letras, la poesía, los pensamientos, las citas, los discursos, etc. de otras personas. Creo que te ayuda a ampliar tu pensamiento y es una forma estupenda de aprender a colocar las palabras juntas, a decir las cosas de forma novedosa y a utilizar bien la rima. Uno es tan bueno como lo que lee, escribe y escucha. Lo que pones sale. Solía pensar que componer era un don o un talento natural, algo que se tenía o no se tenía. Sin embargo, sigo recordando, incluso dentro de mi propia comunidad de compositores, que la perseverancia es a menudo el gran factor decisivo para separar a los buenos compositores de los destacados. Sólo hay que ser coherente y, cuando llega el desánimo, mantenerse constante. Las mejores historias están aún por contar.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

discord música cristiana

Nuestro Whitepaper contiene en su interior todo lo que necesitas saber si quieres conocer este proyecto en profundidad y detalle. Recuerda que si tienes cualquier otra duda puedes contactar con nosotros por correo electrónico: info@1canticonuevo.com

Pin It on Pinterest

Share This