Escribir grandes melodías

por | Dic 22, 2021 | Composición | 0 Comentarios

La melodía es el aspecto de tu canción que emocionará o aburrirá inmediatamente a tu público. No se tarda mucho en reconocer que una melodía es emulativa, repetitiva, carente de creatividad o simplemente aburrida. ¿Hay alguna manera de aprender a escribir grandes melodías? No estoy seguro. Hace poco me preguntaron si escribir canciones era un don o un entrenamiento. Es una buena pregunta, que no tiene una respuesta fácil. Mi respuesta fue que es como ver la coordinación física natural en un niño y saber cómo se puede entrenar ese don para el fútbol, el béisbol o la gimnasia. Supongo que mi respuesta es que escribir grandes canciones es tanto un don como una habilidad aprendida.

Demasiados aspirantes a compositores confían en su don musical natural y son perezosos a la hora de aumentar su habilidad o poner mucho trabajo en la composición de canciones. Ya lo he dicho antes, pero vale la pena repetirlo: escribir grandes canciones es un trabajo y sólo mejorarás aprendiendo y ejercitando tus músculos musicales. Si tienes un don para la melodía, tú también puedes ser George Gershwin. ¿Estás dispuesto a dedicar el tiempo y el esfuerzo que él dedicó para llegar a donde llegó?

Copiar canciones de otros intencionalmente

A menudo, me propongo como ejercicio de composición copiar lo más posible el estilo de un compositor cuyas canciones respeto. He escrito canciones de los Beatles, temas de Sting/Police, canciones de Van Morrison, algunas de Crowded House, Squeeze, Eagles e incluso una canción de James Taylor aquí y allá. El ejercicio me ayuda a meterme en la mente y el estilo del escritor. Quiero saber en qué estaba pensando cuando envió su melodía en la dirección que hizo vibrar mi columna vertebral.

Hay una canción de Police llamada «King of Pain» del álbum Synchronicity que me intrigó. Así que escribí una canción llamada «Rejoice In My Triumph» que se parecía mucho a la canción. Nunca la he grabado y probablemente no lo haga. Pero escribirla me ayudó a pensar en mis melodías de forma diferente. Otra canción que grabé, llamada «Find It Here», recuerda mucho a «Every Breath You Take», hasta en la tonalidad, el siempre presente segundo acorde mayor de Sting y el patrón de la batería.

A veces estas cosas son intencionadas y otras no. Lo que hay que aprender es a hacerlas intencionadas para poder hacerlas también involuntarias. Has escuchado a los compositores cuyas canciones suenan todas igual. La mayoría de las similitudes que reconocemos de una canción a otra tienen que ver primero con la melodía y luego con el ritmo o la estructura de los acordes. Así que vamos a hablar de cómo hacer que nuestras melodías destaquen entre la multitud de canciones mediocres. Antes, sin embargo, una advertencia: hablar de escribir una gran canción es como describir la niebla. Una vez que has visto la niebla, no la confundirías con nada más, y sin embargo es bastante difícil de explicar. Laurie Anderson dijo que «escribir sobre arte es como bailar sobre arquitectura». ¿Cómo le dices a alguien lo que es una gran melodía? La mejor manera -quizá la única- es señalarles la gran música.

Alimentar tu ser creativo

Que esa sea la lección número uno: escuchar buena música. Muchos compositores de canciones pop han tomado prestada una bonita melodía de una canción clásica. ¿Cómo sabían que estaba ahí? Escuchando. Recuerda el acrónimo del mundo de la informática, GIGO. Garbage In, Garbage Out. O, dicho de una manera más benigna, todo lo que alimente a su ser creativo se expresará en su producción creativa. Si consigues ampliar tu menú musical y entrenar tu paleta para que tenga un gusto exigente, tus canciones lo demostrarán.

Escuchar buena música te dará muchas oportunidades de robar grandes melodías. Lo digo en el sentido más noble y grandioso. John Lennon dijo que todos los escritores roban, pero los mejores ocultan sus fuentes. Es cierto que lo que escuchas saldrá necesariamente en tu música. Déjalo. Coge una melodía, o un trozo de ella, de una canción favorita y deja que sea el punto de partida de una nueva canción. Intenta convertir un tema mayor en uno menor, o al revés. Gírala al revés y comprueba si eso estimula otros pensamientos creativos. Y, por supuesto, si vas a robar, hazlo del mejor.

Ejemplos de melodías buenas para inspirarse

Las melodías hacen una declaración. Las melodías más memorables hacen una declaración en unas pocas notas. Nuestra regla sobre la escritura se aplica tanto a las melodías como a las letras. Anotemos algunos ejemplos de melodías que se pueden reconocer en muy pocas notas.

  • Yesterday (Lennon/McCartney): En realidad sólo hay dos notas y tres tiempos en la primera palabra de esta canción, pero basta con tocarlos para que todo el mundo la conozca.
  • Rhapsody In Blue (Gershwin): un glissando ascendente en una trompeta no podía ser otra cosa que esto.
  • Tema de «Tiburón»: dos notas pulsantes que hacen sudar a los vaqueros.
  • Quinta Sinfonía de Beethoven: un poco de acción menor. Esta la puedes conseguir en cuatro notas.
  • Tema de ‘La Guerra de las Galaxias’: ¡Me hace querer salvar el universo!
  • My Funny Valentine: tres notas y seis sílabas conmovedoras.

El gancho musical en las melodías

Todas estas melodías te atrapan desde el principio de la canción. Además, se repiten a lo largo de la canción sin aburrirse ni abusar de ellas. Algunos llaman a esto el gancho musical. Un gancho musical puede estar en la melodía o en un riff o en una progresión de acordes. Una buena melodía tiene gancho. Por eso, cuando escribes una canción, quieres que la melodía sea memorable y que tenga fuerza. Quieres que sea única en su construcción, pero no quieres que sea tan rara que nadie pueda colgar su sombrero en ella. Tiene que ser accesible para los oídos del común. ¿Puedo decirte cómo hacerlo? ¿Puedes bailar acerca de ese edificio? Todo lo que puedo hacer es seguir señalando las grandes canciones y animarte a aprender a los pies de los maestros, tomar lo que han hecho y hacerlo tuyo.

No dejes de moldear las melodías en el proceso

La mayoría de los compositores que me traen sus canciones para que las critique dejaron de cambiar sus melodías demasiado pronto en la construcción de la canción. Una canción en el proceso de escritura es como la arcilla húmeda. Si la dejas sola, sin manipular en tu mente, demasiado tiempo, se endurecerá. Necesitas una nevera y algunas bolsas de plástico en tu cerebro donde puedas guardar las canciones húmedas. No dejes que una canción se solidifique hasta que estés delirantemente contento con la melodía.

Busca que la melodía y la letra encaje

Rara vez he escrito una canción en la que la melodía y el estribillo no se hayan escrito al mismo tiempo. No soy de los que escriben una melodía y luego intentan encajar una letra en ella, aunque me gustaría intentarlo alguna vez. Mientras pienso en ese gancho lírico tan chulo, voy probando líneas melódicas para ver qué notas apoyan el mensaje. A veces cambio la letra para que se adapte a la melodía; otras veces cambio la melodía para que se adapte a la letra. En la mayoría de los casos, me pongo a dar vueltas a las dos cosas al mismo tiempo, trabajando en ambas a la vez. Sobre todo quiero asegurarme de que la melodía hace lo que la letra sugiere. Si es una canción alegre, quiero una melodía alegre. Si es triste, la melodía también tiene que serlo. A veces se puede resaltar la conmoción de una letra triste con una melodía alegre, pero esto es la excepción y no la regla. (Estoy firmemente convencido de que algunos escritores han montado su tienda en el «campo» de la excepción porque son demasiado perezosos para aprender a escribir según las reglas. Si es cierto que las reglas están pensadas para romperse, también lo es que se necesita un conocimiento profundo y práctico de las mismas para saber cómo romperlas con arte y gracia. Mi consejo es que te aprendas todas las reglas, escribas muchas canciones siguiendo las reglas y después te inclines por las excepciones. La pereza mental o musical no es aceptable).

No repitas las buenas melodías todo el tiempo

Muchas de las canciones que critico tienen las mismas melodías o muy parecidas en la estrofa y el estribillo. Ninguna melodía es tan buena como para utilizarla en todas las partes de la canción. Además, ¿cómo vamos a saber cuándo empieza el estribillo? Quieres que haya contraste. Quieres que la melodía del estribillo te eleve hasta el cielo o te arrastre hasta las puertas del infierno. La estrofa puede ser terrenal, pero el estribillo no. ¡Viva la diferencia! En nuestra cultura de la canción pop, la mayoría de las canciones están estructuradas siguiendo este patrón;

  • Verso = Problema o Circunstancia
  • Estribillo = Solución o Resultado
  • Puente = Beneficios de la solución o resultado secundario

Por ejemplo:

  • Verso – Tengo un dolor en mi corazón
  • Estribillo – Se va cuando te acercas
  • Puente – Chico, esto se siente muy bien

¡Eso podría ser una buena canción country! o

  • Verso – Estaba solo
  • Estribillo – Pensé en ti
  • Puente – Y qué contento estoy de estar solo

Este es un poco más complicado porque el puente da un giro inesperado a la idea. Si no lo ves venir, es un desenlace mejor. En otra metáfora, la estrofa es el montaje, el estribillo es el remate y el puente es el chiste que sigue. Como esta rutina de Steven Wright;

Accidentalmente puse la llave de mi coche en mi casa… y arrancó… Así que conduje durante un rato.
Me detuve, salí de mi casa y empecé a gritar a todos los demás automovilistas que salieran de mi entrada.
Un policía se detuvo y me preguntó: «¿Dónde vives? Le dije: «Aquí mismo».

La mitad del humor se pierde sin que Steven nos diga la línea, pero el esqueleto está ahí en las palabras. Prepara la escena, te atrae, te da el chiste, espera un momento y te golpea de nuevo. Eso es una canción de éxito.

Juego de palabras, juego de melodías

El juego de palabras es importante en la composición de canciones. La melodía puede reforzar o debilitar el juego de palabras mediante el énfasis o la falta de énfasis. Si vas a ser inteligente con las palabras, hazlo también con la melodía, de lo contrario es muy probable que se quede en nada. La melodía tiene que llevar el mensaje de forma adecuada. No hay muchas canciones de amor tiernas que funcionen cuando se gritan. Tampoco hay que querer que la melodía se imponga a la letra. Recuerdo que esto es lo que más ocurre cuando a una melodía maravillosa se le añaden palabras después de haberla escrito. «Ebb Tide» es una canción un poco extraña por eso. También lo es ‘Love Is Blue’. Haz que tu melodía funcione para tu mensaje, no al revés. Creo que esto es especialmente importante para los escritores cristianos.

Música para las masas

Por último, en una nota dirigida específicamente a los compositores de canciones de alabanza cristianas, haz que tus melodías funcionen para las masas. Tu canción tiene más posibilidades de ser cantada -y, en consecuencia, tendrá un mayor impacto- si la gente puede recordarla y cantarla. ¡Poned vuestra canción en boca de todos!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

discord música cristiana

Nuestro Whitepaper contiene en su interior todo lo que necesitas saber si quieres conocer este proyecto en profundidad y detalle. Recuerda que si tienes cualquier otra duda puedes contactar con nosotros por correo electrónico: info@1canticonuevo.com

Pin It on Pinterest

Share This