¿Es el formato de su servicio religioso la razón por la que su iglesia es apática?

por | Dic 28, 2021 | grupos de alabanza | 0 Comentarios

Esto es lo que pasa con los domingos: vienen todas las semanas sin falta.

No hay pretemporada ni temporada baja. Cada lunes por la mañana esta realidad parece golpearme entre los ojos. El ciclo de todo ello puede ser abrumador. Reunirse con el personal, elegir un conjunto, preparar al equipo, ensayar, hacer la prueba de sonido, dirigir los servicios del fin de semana. Aclarar. Repetir.

El encanto del escenario no tarda en desaparecer también.

No importa lo grande que sea tu presupuesto o el talento de tu equipo, con el tiempo la alegría puede desaparecer. En esos momentos nos enfrentaremos inevitablemente a la pregunta que tiene el poder de descarrilarnos o empujarnos de nuevo a nuestra vocación: ¿para qué? ¿Por qué estamos ejerciendo toda esta energía cada semana para que la gente se reúna en el culto? Esta pregunta es demasiado importante como para dar respuestas cliché.

Entonces, ¿qué sentido tiene todo esto?

Más específicamente, ¿por qué nos reunimos para el culto corporativo? Si se preguntara a 100 pastores, se obtendrían al menos 100 respuestas… y con suerte, coincidirían en parte.

Tal vez parte de la razón por la que esta es una pregunta tan evasiva es porque, para empezar, nos acercamos a ella con una comprensión equivocada de la «reunión».

Como cristianos, creemos que el Espíritu Santo reúne al Cuerpo para el culto. Ciertamente, participamos en la decisión de programar nuestras alarmas, despertarnos e ir al lugar donde nos reunimos. Pero el énfasis cambia cuando reconocemos que estamos participando en el culto como invitados, no como anfitriones. Dios abre -consagra- el espacio para que los grupos de creyentes adoren. Es decir, somos bienvenidos a unirnos a Su mesa en Su presencia a través de Su Espíritu alrededor de Su Hijo. ¿Ves cómo el peso cae en una sílaba diferente?

Por supuesto, si le pidieras a esos mismos 100 pastores que identificaran por quién nos reunimos, todos dirían (cruzando los dedos) «Dios»…

…Pero la forma en que hablamos y planificamos los servicios a menudo revela que pensamos que la reunión es realmente sobre nosotros.

Muchos pastores que ha estudiado el culto y ha planificado literalmente cientos de servicios, pueden dar fe de que es conveniente abordar las mañanas de los domingos como si fuéramos el anfitrión y no los invitados. Una vez que reconocemos que Dios es el anfitrión y nosotros somos, colectivamente, sus invitados, todo el servicio adquiere una dinámica diferente.

Yo sugeriría que, por encima de todo, nos reuniéramos para, por un momento, apartar nuestra atención del mundo y dirigirla hacia Dios, tal como se revela en el rostro -y el cuerpo- de Jesucristo, para que podamos volver al mundo llenos de su vida, su visión y su carácter. En pocas palabras: nos reunimos para estar con Dios, y al hacerlo nos parecemos más a Dios para la vida del mundo.

Muchas iglesias han encontrado útil articular estos propósitos en torno a un marco triple: encuentro, formación y misión. O lo que es lo mismo: Adoración, Crecimiento y Alcance.

Nos reunimos para encontrarnos con el Dios trino vivo – o, mejor dicho, para ser encontrados por el Dios trino vivo. Este encuentro se produce por el Espíritu a través de los cantos, la proclamación del Evangelio, en la mesa de la Santa Cena, y a través de su pueblo. Si no creemos que Dios está presente y activo entre nosotros, ¿qué estamos haciendo?

También creemos que nos reunimos para ser formados a la imagen de Cristo. Esto es, al menos en parte, lo que queremos decir cuando hablamos de discipulado. El contenido es importante porque somos formados por lo que hacemos, lo que escuchamos y lo que vemos en el culto. Y la transformación se produce cuando nos encontramos con Dios y participamos con Él en las prácticas de culto que nos dan las Escrituras.

Por último, nos reunimos en misión. En el culto nos unimos a Cristo en su misión de renovar el mundo con su vida. Al reunirnos, se nos recuerda y se nos capacita para ello. Estas tres palabras proporcionan un marco para pensar en lo que sucede en nosotros, a nosotros y alrededor de nosotros cuando nos reunimos para encontrarnos con Dios.

¿Reflejan sus servicios intencionadamente los tres objetivos en el culto? ¿Hay alguno que falte gravemente? ¿O uno de ellos es más prominente que los otros dos?

A fin de cuentas, no podemos hacer nada de esto por nuestra cuenta; todo depende de la obra del Espíritu. Pero, al igual que una vela, ¿estamos preparados para atrapar el viento del Espíritu cuando sopla? ¿Y estamos dispuestos a ir a donde nos lleve?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

discord música cristiana

Nuestro Whitepaper contiene en su interior todo lo que necesitas saber si quieres conocer este proyecto en profundidad y detalle. Recuerda que si tienes cualquier otra duda puedes contactar con nosotros por correo electrónico: info@1canticonuevo.com

Pin It on Pinterest

Share This