¿Debemos cantar canciones que sabemos que no son «técnicamente» ciertas?

por | Nov 10, 2021 | grupos de alabanza, líderes | 0 Comentarios

¿Has imprimido alguna vez la letra de la canción del domingo y la has leído en voz alta? Sin melodía, sin acompañamiento, sólo las palabras con tu voz.

Es una experiencia única que animo a hacer a todos los líderes de adoración. Las palabras y las frases te parecerán diferentes. Puede refrescar una vieja canción de una manera que le da vida. Pero también hay muchas cosas divertidas. Los «oh» y los «aleluyas» repetidos tienen mucho más sentido cuando se cantan. Y esa es la clave. Las canciones son obras de arte (al menos la mayoría de ellas) que están pensadas para ser cantadas.

Como líder de adoración, estoy agradecido por el amplio compromiso en torno a la precisión teológica de muchas canciones de adoración populares, tanto por parte de las organizaciones editoriales como de los bloggers.

Sin embargo, es cada vez más común que muchos se conviertan en meros vigilantes bíblicos, analizando cada palabra de una canción junto a una Biblia RV60 y un diccionario.

Lamentablemente, también es común subirse ciegamente al tren de la popularidad sin detenerse a considerar las implicaciones de las letras sobre Dios y su obra.

He empezado a notar que hay poco compromiso con las canciones populares que sea a la vez crítico y caritativo.

¿A qué me refiero? El oportuno libro de Uche Anizor, How to Read Theology (Cómo leer la teología), aboga por una forma de relacionarse con la teología que sea a la vez crítica y caritativa. Hacer teología bien requiere que las mantengamos en tensión dinámica en lugar de oscilar entre ellas según nuestros caprichos y preferencias.

Piensa seriamente en el contenido de las canciones que cantas (y en todo lo que haces, en realidad). Pero también sea caritativo; conceda el beneficio de la duda. Recuerda que los autores de estas canciones no suelen ser teólogos académicos. Son artistas, y el buen arte suele superar los límites.

Lo que quiero hacer en este blog -y en mi vida- es pensar críticamente sobre las letras, al tiempo que asumo una postura de caridad hacia los compositores y pastores de alabanza que dirigen estas canciones semana tras semana.

Las dos canciones que voy a tratar hoy están emparejadas porque las letras en cuestión tratan directamente del carácter de Dios y de nuestra experiencia de Él.

Se trata de una tarea tan importante como imposible. Por definición, nuestro lenguaje nunca hablará adecuadamente de Dios. Y, sin embargo, debemos intentar hacerlo de forma veraz y fiel a la tradición cristiana, porque lo que pensamos y cantamos sobre Dios tiene consecuencias.

Pero, la buena teología no es sólo verdadera. También debe ser creativa y provocativa, como el buen arte.
Ser provocador por el mero hecho de serlo no es virtuoso. Pero si hablar de un Dios infinito, eterno, ilimitado y misterioso está siempre fuera de nuestro alcance, ¿no deberíamos buscar siempre nuevas formas de hablar fielmente de Él? La provocación debe tomarse en serio como una tarea tanto de nuestras canciones como de nuestros sermones.

Reckless Love

Hace unos años Reckless Love de Cory Asbury’s explotó en la «escena de la adoración».

Parecía que de la noche a la mañana se había convertido en una de las canciones de culto más cantadas en Estados Unidos. Y casi con la misma rapidez se produjo un debate generalizado sobre el uso de la palabra «imprudente» (reckless). Algunos lo consideraron único, creativo y vanguardista, mientras que otros afirmaron que era falso y engañoso. En el punto álgido de la polémica, Cory acudió a Facebook para aclarar sus intenciones al utilizar la palabra «imprudente». Quizá incluso, su publicación debilitó su caso y enturbió aún más las ya turbias aguas.

Pero debemos preguntarnos: ¿es el amor de Dios temerario o imprudente? Bueno, técnicamente no.
Imprudente significa «sin pensar ni preocuparse por las consecuencias de una acción». Podríamos simplificarlo como «irreflexión» y «despreocupación». Por definición, esas palabras son todo lo contrario a Dios y al amor del que no se puede separar. El hecho de que Dios persiga a los unos, dejando a los otros, es reflexivo, calculado e intencionado. Pero, como otros han señalado, otra connotación con «imprudente» es la palabra «insensato» y eso, creo, llega al corazón de la imagen que Cory pretendía invocar.

Hice una rápida búsqueda en Google para ver cómo otros habían abordado este tema y una cosa que parecía faltar en la conversación es la comprensión de que se trata de un lenguaje fenomenológico, lo que significa desde la perspectiva del ser.
En otras palabras, el amor de Dios no es realmente temerario, pero es experimentado por algunos como temerario. Esto es clave.

Las Escrituras (y otros temas más «aceptados») utilizan el lenguaje fenomenológico todo el tiempo.

Por ejemplo, en 1 Corintios 1, Pablo utiliza «necedad» para describir la cruz y el evangelio. ¿Es la cruz «tonta» técnicamente? No, claro que no. Pero parece una tontería para los que perecen. Pablo -entre otras cosas- está utilizando un lenguaje fenomenológico.

Ahora hay una canción popular en la que el estribillo repite: «You keep on gettin’ better» (sigues mejorando, refiriéndose a Dios). ¿Es eso cierto técnicamente?
No. El carácter y la esencia de Dios nunca han cambiado, pero sí cambia la forma en que experimentamos la bondad de su carácter y esencia. Nos parece que cuanto más caminamos con Dios, ¡mejora! Y esta es una forma de escuchar y cantar sobre el amor de Dios como «imprudente». Para nosotros, ¡es temerario!

Muchos de los disidentes de Cory han propuesto cambiar «temerario» por «desinteresado». Ese es un sustituto perfecto. Es técnicamente cierto, pero debo decir que carece de la fuerza provocadora de «temerario». Estoy agradecido por Reckless Love porque se ha convertido en un pararrayos que nos ha obligado a luchar con lo que es el amor de Dios, cómo nos persigue y las diversas formas en que podemos experimentarlo.

What a Beautiful Name

Otra línea que se ha evitado de forma más subversiva proviene de What a Beautiful Name.

La segunda estrofa comienza así: «No querías el cielo sin nosotros, así que Jesús, bajaste el cielo». La verdad es que nunca pensé que esta línea fuera controvertida hasta que un amigo mío me dijo que le encantaba la canción excepto la segunda estrofa.

Lo que parece preocupar a los que encuentran esta línea problemática es que puede retratar a Dios como necesitado o que coloca a la humanidad en el centro del evangelio.

Los cristianos siempre han estado de acuerdo en que Dios no tiene necesidades y, por lo tanto, no hace nada por o desde la necesidad. Así que si, de hecho, Dios no tiene necesidades -y nunca las ha tenido-, entonces la existencia de la Creación es un testimonio del deseo de Dios de que exista. Los seres humanos existen porque Dios nos quiere y se deleita en nuestra existencia. Definido vagamente, el cielo es «el espacio de Dios». Nuestra existencia infiere que Dios no quería que su espacio estuviera sin nosotros. ¿Por qué si no habría de hacer nada?

En realidad, creo que el problema de esta frase no es la teología de la misma, sino lo que implica sobre nosotros.

Resulta chocante que Dios quiera compartir con las criaturas la ilimitada comunión amorosa de la Trinidad. No suena bien y no se siente bien. Del mismo modo que decir «Dios es humilde» parece falso, esta frase parece falsa. Pero estoy convencido de que es exactamente cierta.

Entonces, ¿por qué este artículo?

Mi objetivo en estos últimos posts no ha sido convencerte de que cantes o no cantes ninguna canción o frase, sino insistir en que debemos pensar amplia y profundamente en lo que estamos cantando y en el impacto que nuestras canciones son capaces de tener en la vida de las personas.

Si prefieres no cantar ninguna de ellas por motivos teológicos, es tu prerrogativa (y la de tu pastor). Pero recuerde: sólo porque algo se sienta o suene mal no significa que lo sea.

Piensa, ora y discierne. Aquí es donde comienza el ministerio pastoral.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

discord música cristiana

Nuestro Whitepaper contiene en su interior todo lo que necesitas saber si quieres conocer este proyecto en profundidad y detalle. Recuerda que si tienes cualquier otra duda puedes contactar con nosotros por correo electrónico: info@1canticonuevo.com

Pin It on Pinterest

Share This